LA GESTION DE CUENCAS: UN NUEVO DIALOGO CON LOS PARAMOS Y JALCAS ANDINOS

El tratar el tema de los paramos en esta conferencia parte del supuesto que estos son ecosistemas delimitables, compuestos de sub-sistemas, jerarquizables, con ciclos biogeoquímicos y con entradas y salidas de energía.. Estas praderas altoandinas se extienden como una especie de franja delgada, aunque no siempre en forma continua, desde Venezuela hasta el norte del Peru. ¿Tiene sentido desde un punto de vista de manejo del ecosistema prestar atencion a esta unidad ecoregional en forma aislada de su entorno mayor? ¿Se puede "hablar" de una gestión o administración de estos ecosistemas como una unidad eco-regional en forma aislada? ¿Es o no fundamental el entender la relación de los páramos o jalcas con las cuencas con las que limitan y abastecen de agua para poderlas gestionar sosteniblemente?

LOS PARAMOS Y LAS JALCAS

Los paramos son sin duda un ecosistema que corre en las cabeceras de cientos de cuencas. Ubicados por encima de los 2900 msnm y distribuidos basicamente entre Venezuela y Ecuador y la parte norte (Jalca) de los Andes del Peru, se caracterizan, desde mi punto de vista, por la alta humedad edafica y atmosferica y presencia de precipitaciones, cercanas, iguales o mayores a los 1000 mm anho, descartando las zonas especificas en que son menores las lluvias. Ademas se caracterizan por la presencia de elementos floristicos y faunisticos, varios de ellos, propios de la Cuenca Amazonica, debido a que siendo mas bajos altitudinalmente en relacion con las punas del sur, permiten el paso de especies de zonas bajas hacia el occidente. La Jalca constituye en el paisaje andino, de 7250 Km de largo, una transicion entre los paramos del norte y las punas del sur; y si bien desde Weberbauer (inicios de siglo) se ha hecho esta diferenciacion, posteriomente investigadores de Cajamarca y La Libertad, sobre todo botanicos , se han encargado de ir delimitando cada vez mejor a esta transicion entre paramos y punas.

Entonces no hay duda que existe una entidad ecosistemica, por mas diversidad que tenga, como se ha discutido en este Foro, pero de aqui a verlos aislados de las vertientes con las que limitan es fraccionar una continuidad necesaria para entender a los mismos paramos. Pero no sera esta perspectiva parte del llamado sesgo de llanura que hace que perdamos de vista quiza al rasgo mas importante de todo ecosistema de montana: la verticalidad, tanto en el sentido de pendiente como en nuestro caso Andino, de la llamada "verticalidad andina" o socio-politica, del control integrado de pisos ecologicos y los rasgos que la caracterizan en los Andes: diversidad de microclimas, diversidad de suelos, diversidad biologica y finalmente diversidad cultural?

LAS CUENCAS

Estamos llenos de conceptos "planos", de tendencia a la homogenizacion, de una especie de anhoranza por lo plano. Y los paramos y jalcas no se pueden entender aislados, tratados solo como una ecorregion, sin considerar los espacios verticales vecinos y con los que estan intimamente relacionados: LAS CUENCAS. Estos son los espacios naturales que permiten delimitar, claramente, ecosistemas en condiciones de montaña, pues tienen un límite fisiografico en las crestas y como elemento dinamico unificador al agua. Las cuencas nos crean las condiciones para afrontar la administracion de estos ecosistemas en forma integral, no por estancos; nos lleva a tratar el tema de la gestion del ciclo del agua, del ciclo de nutrientes, la conservacion de la cobertura vegetal, de la competencia de habitats entre la fauna natural y la domestica, del caudal ecologico que deben llevar los cursos de agua como minimo, a la necesidad de incorporar al riesgo climatico no como problema sino como condicion de trabajo, a disenhar nuestras estrategias incorporando la diversidad y la inestabilidad. El enfoque de cuencas nos permite incorporar las especificidades de estos ecosistemas que se integran en la cuenca en mejores condiciones que frente a conceptos que tiende a "encerrar", cuando por lo contrario en montanhas una idea central son las gradientes y las continuidades.

El enfoque de cuencas, al destacar la verticalidad, impulsa la diversificación de las estrategias de uso a un nivel semejante o superior a la diversidad existente en el medio, con la concepción general de que la diversidad se gestiona con diversidad.

 A MODO DE ANTECEDENTES

Si tuvieramos que hacer una resenha historica breve de lo que han sido nuestras experiencias en la administracion de recursos naturales en montanhas, tendriamos que destacar la etapa en la que abordabamos el tema desde la perspectiva de las disciplinas en forma fraccionada, aislando un recurso de otro y este error se podria volver a cometer si intentamos gestionar los paramos y las jalcas desde la perspectiva de la apropiacion o uso de tal o cual recurso de los mismos en forma aislada. De aqui la importancia de incluir en su gestion los conceptos de ciclos del agua, nutrientes, flujos de energia, de ciclos del agua, nutrientes, flujos de energia, diversidad, desde la biologica hasta la cultural.

La no inclusion de estos conceptos con frecuencia lleva a errores practicos importantes. Por ejemplo, muchos proyectos de gestion de cuencas carecen de estudios de balance hidrico, se cuenta con infraestructura de riego, practicas de conservacion de suelo, reforestacion con especies arboreas y NO se cuenta con un sistema de recojo de informacion que permita generar un balance hidrico respetable para la zona. Esto es un problema conceptual que tiene grandes repercusiones

practicas y una de ellas es la desestructuracion del ciclo del agua en los ecosistemas paramos y jalcas. El drenaje de bofedales, la falta de preocupacion por la conservacion de manantes, puquios, pastizales, matorrales, bosques montanos y de los suelos, que tienen que ver con la perdida de la perspectiva de la verticalidad y con esta vision parcial, en estancos, fragmentada, de un proceso ciclico que involucra a una serie de otros componentes del ecosistema de montana paramo o jalca.

Aqui tambien es importante resenar el caso del Proyecto "Sierra Verde", el cual, a pesar de sus buenas intenciones, puede cometer graves errores, pues si bien sus objetivos centrales son 3: plantacion de arboles, siembra de pastos y campos de infiltracion, ..., en las zonas altoandinas hay que tener mucho cuidado con la ubicacion de estas acciones, hay lugares en los que los arboles pueden generar un desbalance hidrico, pues estos lugares pueden no estar hidricamente "dispuestos" a soportar un estrato arboreo y las zanjas de infiltracion pueden terminar drenando bofedales o, de lo contrario, destruyendo la capa arable como ya ha sido el caso de la puna de "Aguada Blanca" en Arequipa. Los mega proyectos en ecosistemas de montana, basados en metas cuantitativas (millones de arboles, miles de hectareas, miles de kilometros de tal cosa), ..., son de temerles. "El camino al infierno esta empredado de buenas intenciones" y el Proyecto "Sierra Verde" puede terminar "encallado" como tantos otros proyectos tirados, abandonados, como "galeones" que encontramos en los paramos, jalcas, punas y quebradas de nuestrosAndes.

 LA CONCERTACION Y LAS CABECERAS

En el enfoque de cuencas se maneja la hipotesis de que las cuencas, valga la redundancia, constituyen espacios de concertacion, en la medida que ayudan a tratar el tema de los recursos en su integralidad y con perspectivas mayores, y nos lleva a tratar a la planificacion con las poblaciones "duenhas" desde otra perspectiva. Este enfoque nos permite contar con un gran numero de recursos, de relativizar el concepto de pobreza, que quiza lo mas preciso sea hablar de empobrecidos mas que pobres, de como las poblaciones de las partes altas en especial brindan servicios ambientales (agua limpia, regulada, ...) a las ubicadas en las partes bajas, que con frecuencia son las beneficiadas y "prosperas".

El enfoque de cuencas permite reconocer y valorar la importancia de las cabeceras, de las partes altas de los paramos y jalcas en todo el proceso del uso de los recursos de una zona de mejor manera que si se hace en funcion de limites politicos (distrito, provincia, departamento. E, inclusive, a escalas mayores se puede identificar que es tal la continuidad entre estos ecosistemas naturales, que un paramo o jalca puede abastecer a una, dos o mas cuencas y, mas aun, microcuencas, "hablando" hidrologicamente. La ecorregion paramo y jalca, se aprecia de esta manera como un ecosistema intimamente unido a las vertientes laterales con que limita.

Los campesinos, al parecer, tienen mas clara la dinamica del agua, pues para ellos los paramos son vistos como verdaderos "CANTAROS DE AGUA", como dicen los campesinos de la sierra de Piura en la frontera con Ecuador, o la "MADRE DEL CORDERO" de lo que ocurre "aguas abajo", el "corazón" de las quebradas dicen otros. Los Paramos y Jalcas no pueden ser, entonces, administrados separadamente y, peor aun, en base a criterios artificiales, como son los politicos; es necesario relacionarlos con los ecosistemas mayores que los rodean: las cuencas.

Los municipios deberan tener muy claro esto para poder unirse cuando 2 o 3 de ellos tienen jurisdiccion sobre un paramo o jalca, pues son los responsables de la administracion del agua potable de las ciudades y, entonces, estan implicados en la administracion de los paramos o jalcas. Existen varias experiencias en los paises andinos, con aciertos, limitaciones, pero dignas de ser rescatadas. En Colombia (Manizales), por ejemplo, se tiene experiencias con excursiones denominadas "por las rutas del agua", en las cuales se puede visitar las cabeceras y apreciar y valorar los lugares donde "nace" el agua. La empresa del agua de Cuenca (Ecuador) se compro su cuenca abastecedora de agua y, hoy, en el Peru han surgido planteamientos semejantes. Un funcionario de una agencia de cooperacion internacional sugeria alguna vez: "y por que mejor no se compran la microcuenca? Tantos anhos trabajando alli, mejor les ayudamos a comprarlas y se acabo el problema. Y de igual forma, podremos en un futuro estar en el dilema: "Nos compramos o no el paramo o tal jalca, y asi arreglamos de una vez esto". Y, bueno, colegas, ingenieros agricolas a quienes comente esto me dijeron: "... pues el planteamiento no es nada descabellado, en el pasado nosotros hemos trasladado pueblos enteros para construir nuestras represas (Tembladeras, Lancones) y quiza en el futuro traslademos pueblos, pero para conservacion de cuencas...". A lo que habria que anadir: "Y quiza sacar a la gente de los paramos y jalcas para salvaguardar las fuentes de agua.

 UNA VEZ MAS

La gestion de cuencas es una propuesta para ecosistemas de montana en especial y no es excluyente con los planteamientos de ecorregiones y zonificaciones agroecologicas. Sin embargo, si tiene diferencias marcadas con las propuestas basada en criterios politicos. Para comenzar, en cuencas el rio es el elemento dinamico, integrador, mientras que en el plano politico, con frecuencia, es el limite o la division entre distritos o comunidades.

La gestion de cuencas no es solo un tema de los recursos naturales y del ambiente, tiene un fuerte componente social e historico. Estos son factores muy importante su participacion y hasta determinantes. Hoy los tecnicos, especialistas, ..., de diferentes disciplinas estamos aceptando temas para los cuales nunca tuvimos ojos: interculturalidad, tecnologias tradicionales, genero, ...; nos hemos dado cuenta que no es bueno crear instituciones nuevas donde ya existen, que mejor es trabajar con ellas, aunque nuestros suenhos sean tener no solo comites sino hasta un gobierno nacional por cuencas. Que el trabajo por cuencas es de "tirada larga", que el trabajo de cuencas con "mandil" es a nivel de microcuencas; que los paramos y las jalcas, asi como las punas, es por donde debemos comenzar, es decir de arriba hacia abajo. Esto es parte de un nuevo dialogo con ellos: con los paramos y las jalcas. Tambien los tecnicos de manejo de cuenca hemos aprendido que los municipios no pueden estar al margen y mas de una vez hemos actuado como alcaldes sin que nadie nos hay elegido; y hemos querido planificar sin tomar en cuenta los gobiernos locales. Y, finalmente, que en muchos casos por mas esfuerzos que hemos hecho en algunas de nuestras microcuencas vitrina, el contexto nacional no nos ha ayudado y hemos concluido que sin un entorno legal favorable a nivel nacional no podemos llegar a logros mayores en el uso y conservacion de nuestras cuencas, paramos y jalcas.

Juan Torres Guevara
Seminario de Montanas UNALM
Coordinadora de Ciencia y Tecnologia en los Andes - CCTA