LOS SERVICIOS AMBIENTALES Y EL PÁRAMO

 

Alfredo Carrasco (pakarina@ecnet.ec)
Programa Andino de Fomento de Semillas Forestales
Asesor del Ministerio del Ambiente (Ecuador)

En esta reflexión, a la que me han invitado a participar, enfocaré la importancia de reconocer los servicios ambientales que ofrecen los páramos y la necesidad de establecer los mecanismos de valoración de aquellos servicios para el manejo sostenible de estas regiones. En varias oportunidades, en las que he dialogado sobre este tema en algunos foros, suelo preguntar a los asistentes ¿cuándo utilizan en sus casas agua para satisfacer las necesidades diarias de alimentación, aseo qué están pagando: el servicio o el producto? Pregunto además ¿cuánto pagan por cada metro cúbico de agua que utilizan y, qué porcentaje representa ese costo de su salario mensual? La mayoría se queda en silencio, sin embargo, unos cuantos comentan que pagan por el servicio, y concluyen además que el pago, en términos porcentuales, es relativamente bajo comparado con el salario que perciben.

Mi reflexión va más adelante cuando señalo si han pensado ¿cuál es el costo que deben asumir quienes viven en sectores marginales donde no se dispone de agua corriente directamente en la casa, y se ven obligados a comprar el agua – producto - que expenden los tanqueros? y ¿qué porcentaje representa ese pago de los ingresos mensuales de esos pobladores? La conclusión, por lo general, es que aquellos que toman un baño en la casa – sin preocuparse de los tanqueros - el porcentaje representa menos del uno por ciento de sus ingresos; mientras que para los que deben buscar tanqueros – y que por el costo del agua deben medir el volumen de agua que utilizan cuando se bañan – el porcentaje de sus ingresos mensuales que destinan al abastecimiento de agua puede llegar incluso al cinco por ciento!!. Los dos pagan por el servicio, al primero le llega el agua mediante tubería y se beneficia de las economías de escala y al segundo en camión y beneficia la economía del transportista. Pero, ¿quién paga por el producto agua? es la pregunta final. La respuesta es nadie, por que inconscientemente y en algunos casos muy conscientemente se asume que se dispondrá siempre de agua.

Con esta reflexión invito a los participantes en el foro a pensar en aquellos lugares de donde las municipalidades, las comunas campesinas, los agricultores o ganaderos se abastecen de agua para satisfacer las necesidades diarias que exigen sus actividades. Invito además, a pensar sobre el costo que significa garantizar el abastecimiento – presente y futuro - del producto a la sociedad en su conjunto, por que en la medida que por mal manejo de las fuentes productoras, el producto se vuelva escaso – como ya lo es en muchos lugares – por lo tanto el costo será tanto o más alto que el costo del servicio de llevarlo desde los sitios de producción a las áreas de consumo.

Los páramos, motivo de este foro, no son únicamente los grandes abastecedores de agua para aquellas sociedades que se localizan en su entorno, sino que aseguran de este bien a comunidades y ciudades que están muy distantes de su área primaria de influencia. Pero el agua no es el único servicio ambiental que ofrecen los páramos a la sociedad: están los recursos escénicos, retención de carbono, reducción de la escorrentía superficial, regulación de las corrientes de agua, prevención de la erosión y la protección de las zonas bajas. Las comunidades que habitan en su entorno se abastecen en él de energía o alimento a pesar de que estas prácticas, por efectos de la presión de uso, puedan deteriorar su capacidad de natural.

Reconociendo aquellos importantes servicios ambientales que ofrecen los páramos, sin embargo descubrimos que la sociedad en general aún no ha internalizado apropiadamente en sus costos la importancia de proteger aquellos ecosistemas. El manejo responsable de los páramos exigen valorar apropiadamente los servicios ambientales que estos ofrecen a la sociedad y establecer los costos que el consumidor final debe pagar por aquellos servicios. En la medida en el consumidor de los servicios reconozca la importancia de pagar dicho valor y se inviertan los recursos a la protección y manejo de los páramos, la oportunidad de contar con los servicios que ofrece serán cada vez más alta y a un menor costo futuro.

Dos son los ejemplos conocidos en Ecuador que muestran un proceso de internalizar en los usuarios el pago por los servicios ambientales que ofrecen los páramos. El primero es el que está implementando la Empresa de Teléfonos y Agua Potable de la Ciudad de Cuenca y la del Fondo de Agua que impulsa el Municipio de Quito. Los recursos que se generan se destinan a la protección de las cuencas hídricas de donde estos dos municipios de abastecen de agua. Son experiencias interesantes que merecen ser analizadas. Algunas comunidades indígenas de la serranía ecuatoriana también están facturando a los usuarios del agua de riego y invirtiendo esos recursos en la protección de las cuencas p.e. como lo hacen los que utilizan el agua que transporta el canal de riego Patococha en la provincia de Cañar; lo interesante de este modelo es que no solo se busca abastecer de agua, sino que los procesos de reforestación aseguran madera para la construcción y para energía – varias de las comunidades que allí residen aún utilizan leña para abastecerse de energía -.

A quienes se debe pagar y cuales son los mecanismos de pago? Antes que nada debemos tener en cuenta qué objetivos se pretenden alcanzar con el pago por los servicios ambientales, el primero, sin lugar a dudas, es asegurar la permanencia en el tiempo de dichos servicios. Sin embargo, qué garantías se puede tener de esa permanencia, si los responsables de su protección no están, financieramente hablando, debidamente reconocidos por los costos de oportunidad que implican dejar de utilizar las zonas de páramo en otras prácticas que no necesariamente son compatibles con el mantenimiento de dichos servicios?. Los mecanismos de valoración de los servicios deben contemplar el uso actual del suelo y los costos que implicaría la reversión de los mismos. En la medida que los responsables sientan que el pago es justo para ellos, cumplirán con su obligación de asegurar el abastecimiento de dichos servicios.

La introducción de los criterios de valoración de los servicios ambientales que ofrecen los páramos exigen de una apropiada aproximación política que involucre tanto a los usuarios, políticos y, a los responsables de la administración de los mismos – dueños de los predios, empresas de agua potable, administradores de las áreas protegidas, municipalidades, etc. -. El propósito es el de asegurar que los pagos que deban reconocer los usuarios por los servicios que reciben compensen adecuadamente a los responsables de administrar dichos servicios por las restricciones por uso del suelo que benefician a la sociedad en su conjunto, ya que se está imponiendo barreras al desarrollo de actividades económicas en esas áreas. En la medida que estás prácticas sean concertadas, y que el precio que se pague por ellos sea justo para todos, los páramos continuarán ofreciéndonos sus mágicos encantos.