"SOSTENIBILIDAD DE LA JALCA CAJAMARQUINA"

Pablo Sánchez Zevallos
Seminario de Montañas - ASPADERUC

El Ecosistema Páramo.

Si bien es cierto, no me opongo a que se pueda generalizar el nombre de Páramo al ecosistema de las altas montañas andinas en America del Sur, desde Venezuela hasta Chile y el Argentina, considero sin embargo, que en esta extensa y heterogenea área, debemos tratar los ecosistemas especificos que corresponden al Páramo Ecuatorial con sus características especiales, a la Jalca del Norte del Perú, desde el Ecuador hasta el Nevado de Pelagatos, la Puna con sus subsistemas a lo largo de la extensa zona nevada y la suni que no es la Jalca, alrededor de los grandes lagos del altiplano que comparten Perú, Bolivia y Chile.

Sería muy extenso tratar de cada uno de estos ecosistemas, pero sí quisiera insistir en las características especiales del Ecosistema Jalca, cuyas características principales son:

  • Se trata de extensas penillanuras, ubicadas en una extensa área desde el Nudo de Loja pasando por los departamentos de Piura, Cajamarca, Amazonas, La Libertad y las provincias del Norte de Huanuco, donde las alturas promedias están entre 3,300 a 4,200 metros de altura, no existen montañas nevadas en esta zona. Los contornos geograficos son mas o menos redondeados, no son tan abruptos como en las Sierras del Sur; sin embargo están atravesados por profundos cañones que corresponden al curso Alto del Río Marañón, del Río Utcubamba y del Río Huallaga. Son áreas sin embargo, que están fuertemente afectadas por vientos siendo bastante ventosas y a pesar de las bajas alturas 3,300 a 3,500 metros las temperaturas están entre 8° y 10° en promedio.

  • La precipitación varía un tanto en las Jalcas de la Cordillera Occidental del Marañón al Pacífico, las precipitaciones varían entre los 800 y 1200 milímetros, pudiendo ser en la zona sur de menor precipitación 600 milímetros y en la zona norte llegar a 1400 milímetros. Del Marañón al Huallaga la precipitación es mayor pudiendo llegar hasta 1500 milímetros, pero en las pocas estaciones meteorológicas en esta zona siempre la precipitación pasa de 1100 milímetros, sobre todo en los departamentos de Amazonas, La Libertad y Huánuco; se observa asimismo una diferencia en cuanto al tipo y crecimiento de la vegetación que en la zona lluviosa es bastante matojosa, y en muchos casos muestra vegetación arbustiva de chimchango y de otras especies de pequeños arbustos y de vegetación arbórea en galería o de pequeñas quebradas de quinuales, quishuares y alisos principalmente, en toda esta área no encontramos la Espelétia característica del Páramo Ecuatorial ni tampoco la abundante Estipa Ichu característica de la Puna.

Conservación de la Jalca Cajamarquina.

Hace muchos años desde 1970 la Universidad Nacional de Cajamarca, ASPADERUC, PRONAMACHCS, EDAC, CEDEPAS, IDEAS y otras ONGs venimos trabajando sobre la conservación de esta importante área que es la base del sistema hídrico de la Sierra Norte del Perú, que la denominamos la Sierra Verde, pues de toda forma no es tan verde como el Páramo ni tan blaquisca grisácea y amarillenta como la Puna del Centro y Sur. En esta área se han efectuado con éxito las siguientes experiencias en la zona Sur del departamento de Cajamarca:

  1. 1. En 1955 el ex-SIPA, realizó uno de los más importantes experimentos que fueron iniciados por el Ing. Abel Pimentel y que consistió en el manejo de la Pradera Nativa con fines Ganaderos, lo que fue originalmente la Granja Porcón y zonas aledañas, donde se cercó 13 mil hectáreas con postes de fierro y mallas aceradas de coco, que permitieron la crianza de más de 12 mil ovinos y mil vacunos que se alcanzó en la década de los 60, experiencia que fuera imitada por las principales negociaciones ganaderas de la zona, había que indicar que en pequeñas áreas se establecieron potreros con raigras, obillo y tréboles, que se usaron para alimentar los reproductores y animales de planteo. Una cosa similar y con igual éxito efectuó la negociación Chicama Limitada (Hacienda Casa Grande), donde se establecieron igualmente crianza de vacunos y ovinos en la Cuenca Alta del Río Jequetepeque y Chicama en lo que corresponde a las Haciendas de  Huacraruco y Sunchubamba.

  1. A partir de 1965, iniciamos en Porcón y en otras Jalcas vecinas plantaciones forestales con especies nativas y exóticas, pero el crecimiento más rápido de las exóticas como Pinos, Cipreses u Eucaliptos, alentaron el establecimiento de extensas áreas, que en el caso de la Granja Porcón han alcanzado más de 12 mil hectáreas y en Huacraruco y   Sunchubamba más de 4 mil hectáreas, además de otras áreas de la Jalca de las provincias de Cajamarca, Celendín, San Marcos, Hualgayoc, San Miguel y Chota, también se plantaron Eucaliptos pero esta especie no ha prosperado en la Jalca, pues es más bien parte del paisaje del ecosistema quechua, planta tan discutida y bilipendiada, pero que creo que se exajera, pues no es malo el árbol sino la gente que abusa de algunas de sus bondades y no repara en las otras. Pues creo que el equilibrio es parte del éxito en el mundo biológico. Hemos encontrado que el ecosistema de la Jalca tiene condiciones ecepsionales para el establecimiento de bosques, sin embargo no debemos abusar de esta posibilidad, pues puede ser contraproducente tratar de cubrir toda la Jalca con Bosques, destruyendo la biodiversidad nativa que debe mantenerse. Nosotros hablamos que el desarrollo sustentable de la Sierra Norte Peruana, pasa por el manejo de praderas y de bosques. Nuestra frase célebre es "Pongamos un Poncho Verde a la Montaña Andina" y afirmamos que nuestro mensaje es CUBRAMOS DE BOSQUES Y PRADERAS LOS ANDES HASTA HACER AGRADABLE Y PERMANENTE LA VIDA DEL HOMBRE", pues solo así conseguiremos agua y comida permanente.

  1. Prácticas de Conservación de Suelos y Aguas. Desde 1972 en los Parques de Aylambo, Cumbe Mayo y en otras áreas se establecieron en forma masiva grandes áreas con prácticas de conservación de suelos y aguas, es decir:

a) Aacequias de infiltracion
b) Terrazas de formación lenta
c) Terrazas de Banco y Andenes adecuadamente construidos
d) Surcos en contorno y Filas de Bosques con especies nativas de protección
Esta importante experiencia fue asumida y generalizada con gran criterio por PRONAMACHCS, pero en Cajamarca la experiencia más importante la logramos con el Proyecto PIDAE en el Distrito de La Encañada, donde se han construido más de 2 mil hectáreas con estas prácticas gracias al trabajo consertado, coordinado y de acción conjunta realizada por ASPADERUC, PRONAMACHCS, Universidad Nacional de Cajamarca e INIA.

  1. Establecimiento de la Chacra Agroforestal Sustentable. La reforma agraria pulverizó la propiedad de la Sierra Peruana y también de la Jalca, lo que fue un gran error para el manejo del ecosistema productivo, no discutimos su impacto social en esta oportunidad. Para dar respuesta económica a estas pequeñas áreas que generalmente no pasan las 3 hectáreas bajo riego y las 10 en secano tenemos que desarrollar tecnología apropiada que dé respuesta a la solución de los difíciles problemas productivos de estas mini empresas, para lo cual estamos trabajando en el establecimiento del sistema silvoagropecuario que trate de aprovechar mejor las condiciones de clima sobre todo de precipitación y de suelos, estos últimos que son muy frágiles y que rápidamente pierden materia orgánica, por lo que planteamos un sistema equilibrado, donde la agricultura no deberá pasar del 30% de área y debe manejarse en rotación con la ganadería permanente para contar con el estiércol necesario y con el importante aporte de la forestación para uso maderable y especialmente árboles de uso múltiple que faciliten el manejo de la chacra sin hacer demasiada sombra ni agotar los suelos.

Asimismo el desarrollo de cultivos andinos o andinizados que aseguren la productividad sustentable de la chacra, que tendrá que complementarse con otras actividades como: crianza de animales menores, piscicultura, etc. En esta última propuesta no tenemos aún respuestas contundentes pero consideramos que estamos en la vía, pues además la mayoría de campesinos entienden la propuesta y están apoyando la experiencia. Debemos indicar sin embargo, que el problema más grave que afronta el desarrollo de la Jalca Cajamarquina radica en el aumento de la población que no sólo se incrementa naturalmente sino que está migrando hasta estas zonas por la falta de trabajo y por la crisis económica que vive nuestro país, lo que hace persibir en la Jalca una posibilidad de vida que por la precariedad de los suelos es efínera.

El problema es complejo, y comparto con Juan Torres gran parte de sus inquietudes, sin embargo continuaremos trabajando hasta conseguir el éxito, pero para ello debemos de contar con una política clara de protección de estas zonas por parte de nuestros gobiernos, del apoyo financiero y de una adecuada educación de la población involucrada en todos sus niveles.