Twitter

Amigos,pronto esta cuenta se desactivará.Sigan a @InfoAndina para mas información sobre #desarrollosostenible en #Andes y #paramos.Gracias
1 año 28 semanas ago
Amigo, de ahora en adelante nos podrás encontrar en @infoandina. Síguenos por ahí para hablar sobre páramos y mas en Los Andes
1 año 29 semanas ago
Amigos, sígannos desde ahora vía Infoandina !! Dale "me gusta" Actualizaremos por ahí la información sobre las... http://t.co/ViAONE0K
1 año 29 semanas ago
Buenos días! De ahora en adelante nos podrás encontrar en @infoandina. Síguenos por ahí para hablar sobre páramos y mas en Los Andes
1 año 29 semanas ago

 

Mérida también dedica febrero a la acción ambiental

Fecha: 
22-02-2012

Comunidades parameras y entidades como el Jardín Botánico de Mérida invitan a la admiración de tradiciones culturales que honran a la naturaleza y aseguran el agua en lo alto de los Andes venezolanos.

Por: Clory Angulo M. 
Prensa PPA Venezuela
 

Mérida, Venezuela. 22 de febrero de 2012. Con sus acciones de conservación, los ecologistas del páramo muestran una cara “diferente y necesaria” a visitantes y locales, durante todo el año. Prueba de ello ha sido este mes de febrero, que ha presentado opciones al público, para que se integre al rescate de tradiciones indígenas y que, hoy día, se alimentan con iniciativas de organizaciones comunitarias y entidades no gubernamentales que dan su respaldo.

Se trata de la “Siembra del Agua”, una actividad cultural ambiental que todavía se mantiene en los páramos venezolanos. Según la bióloga Jhaydyn Toro, del equipo del Proyecto Páramo Andino (PPA) liderado en ese país por el Instituto de Ciencias Ambientales y Ecológicas (ICAE) de la ULA, se trata de una tradición indígena que asegura el nacimiento del valioso recurso hídrico, el cual luego fluye hacia lagunas, quebradas, ríos y sistemas de agua de consumo para el campo y las ciudades.

Toro indica que, desde el PPA, se impulsan estas experiencias de las comunidades, junto con otros programas de conservación. Por eso, recientemente donaron al Jardín Botánico de Mérida (JBM) plantas de alisos, una especie muy beneficiosa para el establecimiento de cursos de agua y áreas pantanosas, muy útiles en la restauración de áreas naturales.

“Huella de amor en la naturaleza”

Como parte de la tradición se cumple un cronograma de forma continua. En esta ocasión, invitan al público en generalo a presenciar rituales en la comunidad de Mocao, de Mucuchíes, este sábado 25 de febrero. Allí, se concentrarán en cinco pantanos, dos de ellos, lagunas. Igualmente, el próximo 17 de marzo, bendecirán los humedales del sector Las Viejas.

Así lo informó Ligia Parra, coordinadora general de la Asociación de Coordinadores de Ambiente por los Agricultores del Municipio de Rangel (ACAR). Ésta es una organización sin fines de lucro que trabaja desde hace 11 años y, al momento, lleva 170 humedales protegidos. “Son pantanos que estaban secos y ahora son lagunas”.

Parra resalta estas buenas prácticas realizadas por agricultores de Rangel. Son más de tres mil, entre hombres y mujeres, quienes acompañan las bendiciones de los humedales y las labores de restauración del páramo, así como la siembra de plantas nativas y el cercado de pantanos para evitar pastoreo en ellos.

“Estamos haciendo estos rituales y dejando así una huella de amor, y se observa donde el agua ha vuelto a nacer. Y es satisfactorio ver cómo con todo el verano que hay, no nos ha fallado el agua. Estamos valorando lo que hacían nuestros ancestros, llevando esas ofrendas a las montañas… Por medio de la ACAR estamos rescatando esa cultura”.

La ACAR también participó en los espacios del JBM, donde su director, Juan Gaviria, resaltó que allí también celebraron este mes un acto con estas mismas ofrendas, al descubrir una naciente en el Jardín que alimenta el lago. Las ofrendas incluyen oraciones en colectivo al agua, el aire, la tierra, flores y todos los elementos vivos.

Gaviria dice que hace falta dedicar atención a estas iniciativas, pues muchas veces parece que en las ciudades se da más importancia a los carros, a los edificios, a lo material que a las personas. Por ello, se deben abrir oportunidades para la integración del ser humano con la naturaleza. Finalmente, instó a merideños y turistas a garantizar en cada familia respeto y admiración por los servicios ambientales.

URL de la fuente: 

http://www.paramo.org/node/2666